martes, 18 de diciembre de 2018

miércoles, 12 de diciembre de 2018

Cultura y territorio





   Durante los pasados días uno y dos de diciembre se celebró en Montijo la primera edición de la Feria de la Cultura y el Territorio, coordinada por el editor de La Moderna, David Matías, y auspiciada por la Diputación Provincial de Badajoz, que expuso gran parte del catálogo de su Departamento de Publicaciones, y el ayuntamiento de Montijo. Fueron dos días de conferencias, mesas redondas, conciertos de música, representaciones teatrales y proyecciones cinematográficas en torno a cuatro ejes temáticos: la literatura periférica, la memoria histórica, la despoblación rural y la gastronomía tradicional. En la tarde del sábado participé en una mesa redonda titulada “Literaturas periféricas” moderada por el profesor de la Universidad de Extremadura y conocido especialista en literatura española del Siglo XVIII, Miguel Ángel Lama. Ausente Antonio Sáez por motivos de salud, se sucedieron las intervenciones de Susana Martín Gijón y de Miguel Ángel que además de moderar se sumó resueltamente al coloquio. Parte de la conversación giró en torno a la condición de la literatura regional como una aportación de la periferia al centro y los condicionantes que esta circunstancia impuso durante gran parte del siglo XX a la creación (desfase cronológico, abandono de la región, una censura más estricta, publicación de las obras fuera de la región…) y el marcado contraste entre esos años y el presente "digital" en que vivimos. El acto se cerró con un coloquio con los asistentes en el que participaron escritores tan reconocidos como Eugenio Fuentes o Gonzalo Hidalgo Bayal.

lunes, 26 de noviembre de 2018

El espejo



EL ESPEJO

Hilario Jiménez, Isabel Mª Pérez y Serafín Portillo [Dirs]
Diseño de portada y contraportada de Juan Ricardo Montaña

   Acaba de ver la luz el décimo número de El espejo, la revista de la Asociación de Escritores Extremeños, que conmemora los treinta y cinco años de existencia de la asociación, y lo hace con colaboraciones de quienes han ido ocupando la presidencia (excepción hecha de Ángel Campos Pámpano, fallecido en 2008). Así, a un texto introductorio de Juan Ramón Santos, actual presidente de la AEEX y un emocionado artículo Inma Chacón sobre los autores de la “diáspora” (“Desde la tercera provincia extremeña”), se incluyen colaboraciones de Manuel Pecellín Lancharro (“Treinta y cinco años de historia de la Asociación de Escritores Extremeños”), Álvaro Valverde (“Aquellos maravillosos años”), Antonio SáezDelgado (“La AEEX y Portugal”), Isabel Mª Pérez González (“En los tiempos oscuros”).
   Tras un bloque con portadas e índices de los nueve números anteriores, la entrega se cierra con unas “Notas de lectura” sobre Autorretrato sin mí de Fernando Aramburu (Antonio María Flórez), Ayobami y el nombre de los animales de Pilar López Ávila (Vega de la Peña del Barco), Conversaciones antes del despertador de Jorge Ávila (Florentino Rodríguez Oliva), Cosas que no están de Diego González (Juan Ramón Santos), El verano del endocrino de Juan Ramón Santos (Luis Sáez Delgado), La hoguera de los inocentes de Eugenio Fuentes (Luis Sáez Delgado), La maestra Cuenta-cuentos de Ana María Castillo Moreno (Moisés Cayetano Rosado), Lluvia de José Cercas (María Ángeles Pérez López), Los dilemas del profesor Heyman de Nicolás Paz (Juan Carlos Vila), Los zapatos de Knut Hamsun de Francisco Rodríguez Criado (Emilio Gavilanes), y Micrografías de Irene Sánchez Carrón (Antonio Reseco).


Cultura y territorio



Aula Díez-Canedo, 2018/19


lunes, 19 de noviembre de 2018

Literatura



   Marta Sanz (Madrid, 1967) es una de las escritoras (poeta, ensayista, narradora) más lúcidas que uno ha tenido la oportunidad de conocer en el curso de las actividades del Aula Literaria Guadiana. En una columna de El País (19 de noviembre de 218) titulada “Incorrecta” afirma:

   “Me dedico al oficio de escribir y mis palabras no son políticamente correctas, sino incorrectamente políticas […] La literatura no es edificante, sino el lugar donde la lengua se  hace bífida”.

jueves, 15 de noviembre de 2018

martes, 6 de noviembre de 2018

Escritos germinales de Francisco Valdés


ESCRITOS GERMINALES DE FRANCISCO VALDÉS
Publicados en Bética Revista Ilustrada (1914-1916)

Antonio María Flórez
Don Benito, Trejo, 2018, 157 págs.


   Antonio María Flórez (Don Benito, 1969) ha publicado hasta el momento varios libros de poesía, galardonados con premios de reconocido prestigio: El círculo cuadrado (1987), En cámara lenta, junto con el escritor Flobert Zapata (1989), Epigolatría (1993), ZOO (poemillas de amor antiecológicos) (1994) y El bar de las cuatro rosas  en “Colección Poesía Dombenitense de fin de siglo” (1995). A este libro le siguieron títulos como El arte de torear (202), Desplazados del paraíso (premio nacional de poesía “Ciudad de Bogotá” de 2003), Marquetalia (Un pueblo que rabia) (2003), Corazón de piedra (2011), Tauromaquia (Antología Trema) (2011), Bajo tus pies la ciudad (2012), En las fronteras del miedo (finalista del premio nacional de poesía del Ministerio de Cultura de 2015), La muerte de Manolete. Crónica en escena (Don Benito, 2015) y Sueños eróticos de una adolescente empedernido (Madrid, Playa de Ákaba, 2016), pero el escritor también ha cultivado el ensayo en títulos como Estrechando círculos. Antología de narradores extremeños y caldenses (1999), Dalí. El arte de escandalizar (2004) o Transmutaciones. Literatura colombiana actual  (2009). A este ámbito pertenece Escritos germinales de Francisco Valdés, con el que logró el premio “Santiago González Murillo” de 2016, una rigurosa aproximación a los años jóvenes del escritor que inicia su trayectoria literaria. A una introducción preliminar en que analiza varios aspectos (vida, estampas como género predilecto, relación del escritor con la revista Bética y con sus colaboradores), siguen dieciocho artículos reproducidos de modo facsimilar y en edición anotada de los textos. El conjunto constituye una aportación de notable valor para conocer la obra de uno de los autores más atractivos de los años veinte y treinta de la literatura española. Reproducimos un fragmento de uno de los bloques del estudio liminar.

   “En este conjunto de artículos se condensa, fundamentalmente, lo que será la sustancia de su obra futura: las estampas, las resonancias y sus notas de lector atento y sensible. Aquí se sientan las bases de su regionalismo extremeño y de su sensibilidad por los temas sociales y su preocupación por las tragedias íntimas del hombre vulgar, aquí se moldean o se expresan algunos de sus gustos literarios; aquí se ventilan algunos de sus pareceres ideológicos que, curiosamente, en un principio participan de las ideas regeneracionistas y noventayochistas y años más tarde viran hacia posiciones conversadoras cada vez más dogmáticas; aquí se intuyen algunas de  las razones de su melancolía y su abatimiento existencial; aquí vemos ya cómo su prosa se refina y alardea de impresionismo, cómo se eleva poéticamente, cómo va migando hacia una mayor sencillez sintáctica y precisión idiomática, cómo se enriquece de un amplio caudal de registros sintácticos y léxicos donde coexisten con naturalidad cultismos, arcaísmos, localismos, americanismos e, incluso, algunos neologismos de creación personal” p. 31].

martes, 30 de octubre de 2018

O Pelourinho



O PELOURINHO
BOLETÍN DE RELACIONES TRANSFRONTERIZAS

Nº 22 (2ª época). Año 2018, 226 págs.
Moisés Cayetano Rosado (Dir)

   Tras seis números dedicados a otras tantas Jornadas de valorización de las fortificaciones abaluartadas de la Raya (un patrimonio que opta a la clasificación de la Unesco como Patrimonio Mundial), el número 22 de O Pelourinho que ve ahora  la luz reúne trabajos destinados a analizar “lo que han supuesto para las regiones fronterizas las largas dictaduras salazarista y franquista” (Presentación, pág. 5). Las colaboraciones incluidas son las siguientes: "António Gervasio, lutador antifascista" (Helena Pato), "Depoimento sobre as torturas da criminosa PIDE/DGS (António Gervasio), Badajoz. La matanza (ARMHEX), "Libros para entender la represión tras la Guerra Civil Española (Reseñas), "Epítome del exilio extremeño" (Laura Rodríguez Fraile), "O exílio português em Espanha: entre solidaridade e repressão (1927-1936)” (Cristina Clímaco), "Exilio republicano en México. El caso extremeño" (Moisés Cayetano Rosado), A raia luso-espanhola e a resistencia às ditaduras peninsulares" (Teresa Fonseca), "Exilado e refugiados na fronteira luso-espanhola do Baixo-Alentejo, nos séculos XIX e XX" (Dulce Simões), "Emigración en la Raya extremeño-alentejana durante el desarrollismo europeo" (Moisés Cayetano Rosado), "Extremadura, paradigma de la vocación emigrante de una región fronteriza" (Antonio Pérez Díaz), "A emigração portuguesa sob as ditaduras de Salazar e Caetano" (Teresa Fonseca) y "Ofensiva contra la Reforma Agraria en el Portugal posrevolucionario" (Moisés Cayetano Rosado).
   De la tercera colaboración (“Badajoz. La matanza”) reproducimos varias citas que dejan constancia de la repercusión en la prensa extranjera de la represión de las tropas sublevadas.

   “Durante toda la jornada se produjeron asesinados por las calles de la ciudad, sobre todo a cargo de legionarios marroquíes. El mismo día 14, Yagüe ordenó el confinamiento de todos los prisioneros -la mayoría, civiles- en la plaza de toros” (Diario de Lisboa, 15 de agosto).

   “…Alrededor de mil doscientas personas han sido fusiladas […] Hemos visto las aceras de la Comandancia Militar empapadas de sangre […] Los arrestos y ejecuciones en masa continúan en la plaza de toros. Las calles de la ciudad están acribilladas de balas, cubiertas de vidrios, de tejas y de cadáveres abandonados. Solo en la calle de San Juan hay trescientos cuerpos” (Le Temps, 15 de agosto)

   “Elvas, 17 de agosto. Durante toda la tarde de ayer y toda la mañana de hoy continúan las ejecuciones en masa en Badajoz. Se estima que el número de personas ejecutadas sobrepasa ya las mil quinientas. Entre las víctimas excepcionales figuran varios oficiales que defendieron la ciudad contra la entrada de los rebeldes: el coronel Cantero, el comandante Alonso, el capitán Almendro, el teniente Vega y un cierto número de oficiales y soldados. Al mismo tiempo y por decenas han sido fusilados los civiles cerca de las arenas” (Le Populaire, 18 de agosto)

lunes, 29 de octubre de 2018

Una niña está perdida en el siglo XX



UNA NIÑA ESTÁ PERDIDA EN SIGLO XX

Gonçalo M. Tavares
Barcelona, Seix Barral, 2016, 237 págs.
Trad. de Rosa Martínez-Alfaro

   Como hago habitualmente, leí varias obras del primer autor invitado al Aula Literaria Guadiana, Gonçalo M. Tavares (El Señor Valéry, El Señor Brecht…), que me dejaron entre desconcertado y sorprendido (el laconismo de los pequeños relatos, la radical originalidad de los narradores -en Short movies el narrador es una cámara cinematográfica-, los tonos ensayísticos…), pero fue la lectura de Una niña está perdida en el siglo XX (el título original es Uma menina está perdida no seu século á procura do pai), la que me dejó por completo conmocionado. En el arranque de la trama, segmentada en pequeños capítulos, Marius, prófugo de una amenaza no explícita, encuentra en la ciudad a Hanna, una muchacha discapacitada (trisomía 21) que dice estar buscando a su padre, pero no puede dar más información que su edad (catorce años) o el color de sus ojos y de su cabello (a todas demás preguntas responde: “No”). Juntos viajan a Berlín, ciudad en la que, según ciertos indicios (la chica a otra pregunta responde: “Blin”), pueden estar un padre que ha perdido a su hija (o la ha abandonado). En su búsqueda irán conociendo a otros personajes tan excéntricos (tan alejados de la normalidad) como ellos: el fotógrafo de animales que parece interesado en captar la imagen de la joven, el hombre que, junto con sus  hermanos, pega carteles por la ciudad instando  a una revolución indefinida, el anticuario Vitrius, el artista que pinta imágenes tan diminutas que solo pueden contemplarse con un microscopio, el dueño del hotel, Moebius, que lleva tatuada en la espalda la palabra judío en todas las lenguas o su esposa, por la que descubre que en el hotel sin nombre, situado en una callejuela de Berlín, las habitaciones en lugar de estar numeradas llevan nombres de campos de concentración alemanes.

“-¿Las habitaciones no tienen número? – pregunté.
-Solo tienen nombre. El hotel es pequeño, es fácil llegar a ella. Está después de este largo pasillo. Encontrará la habitación rápidamente.
   Miré de nuevo la placa de madera. No había ninguna duda. Lo que había escrito en la placa de madera era AUSCHWITZ.
-¿Este es el nombre de la habitación?
-Sí -respondió ella.
-¿No tiene otra?
-Tenemos otra libre. Y con dos camas. Pero si es por el nombre de la habitación, no le servirá de mucho.
   Y se apartó para que pudiera ver detrás de ella el plano de las habitaciones. Todas tenían el nombre de un campo de concentración: TREBLINKA, DACHAU, MAUTHAUSEN, GUSEN.
   Marius pensó en varias cosas al mismo tiempo. Sintió el impulso de dar media vuelta de inmediato y sacar a Hanna de allí, pero no lo hizo.
-¿Por qué hacen eso?
-Porque podemos -respondió la señora secamente-. Somos judíos”.