lunes, 26 de noviembre de 2018

El espejo



EL ESPEJO

Hilario Jiménez, Isabel Mª Pérez y Serafín Portillo [Dirs]
Diseño de portada y contraportada de Juan Ricardo Montaña

   Acaba de ver la luz el décimo número de El espejo, la revista de la Asociación de Escritores Extremeños, que conmemora los treinta y cinco años de existencia de la asociación, y lo hace con colaboraciones de quienes han ido ocupando la presidencia (excepción hecha de Ángel Campos Pámpano, fallecido en 2008). Así, a un texto introductorio de Juan Ramón Santos, actual presidente de la AEEX y un emocionado artículo Inma Chacón sobre los autores de la “diáspora” (“Desde la tercera provincia extremeña”), se incluyen colaboraciones de Manuel Pecellín Lancharro (“Treinta y cinco años de historia de la Asociación de Escritores Extremeños”), Álvaro Valverde (“Aquellos maravillosos años”), Antonio SáezDelgado (“La AEEX y Portugal”), Isabel Mª Pérez González (“En los tiempos oscuros”).
   Tras un bloque con portadas e índices de los nueve números anteriores, la entrega se cierra con unas “Notas de lectura” sobre Autorretrato sin mí de Fernando Aramburu (Antonio María Flórez), Ayobami y el nombre de los animales de Pilar López Ávila (Vega de la Peña del Barco), Conversaciones antes del despertador de Jorge Ávila (Florentino Rodríguez Oliva), Cosas que no están de Diego González (Juan Ramón Santos), El verano del endocrino de Juan Ramón Santos (Luis Sáez Delgado), La hoguera de los inocentes de Eugenio Fuentes (Luis Sáez Delgado), La maestra Cuenta-cuentos de Ana María Castillo Moreno (Moisés Cayetano Rosado), Lluvia de José Cercas (María Ángeles Pérez López), Los dilemas del profesor Heyman de Nicolás Paz (Juan Carlos Vila), Los zapatos de Knut Hamsun de Francisco Rodríguez Criado (Emilio Gavilanes), y Micrografías de Irene Sánchez Carrón (Antonio Reseco).


Cultura y territorio



Aula Díez-Canedo, 2018/19


lunes, 19 de noviembre de 2018

Literatura



   Marta Sanz (Madrid, 1967) es una de las escritoras (poeta, ensayista, narradora) más lúcidas que uno ha tenido la oportunidad de conocer en el curso de las actividades del Aula Literaria Guadiana. En una columna de El País (19 de noviembre de 218) titulada “Incorrecta” afirma:

   “Me dedico al oficio de escribir y mis palabras no son políticamente correctas, sino incorrectamente políticas […] La literatura no es edificante, sino el lugar donde la lengua se  hace bífida”.

jueves, 15 de noviembre de 2018

martes, 6 de noviembre de 2018

Escritos germinales de Francisco Valdés


ESCRITOS GERMINALES DE FRANCISCO VALDÉS
Publicados en Bética Revista Ilustrada (1914-1916)

Antonio María Flórez
Don Benito, Trejo, 2018, 157 págs.


   Antonio María Flórez (Don Benito, 1969) ha publicado hasta el momento varios libros de poesía, galardonados con premios de reconocido prestigio: El círculo cuadrado (1987), En cámara lenta, junto con el escritor Flobert Zapata (1989), Epigolatría (1993), ZOO (poemillas de amor antiecológicos) (1994) y El bar de las cuatro rosas  en “Colección Poesía Dombenitense de fin de siglo” (1995). A este libro le siguieron títulos como El arte de torear (202), Desplazados del paraíso (premio nacional de poesía “Ciudad de Bogotá” de 2003), Marquetalia (Un pueblo que rabia) (2003), Corazón de piedra (2011), Tauromaquia (Antología Trema) (2011), Bajo tus pies la ciudad (2012), En las fronteras del miedo (finalista del premio nacional de poesía del Ministerio de Cultura de 2015), La muerte de Manolete. Crónica en escena (Don Benito, 2015) y Sueños eróticos de una adolescente empedernido (Madrid, Playa de Ákaba, 2016), pero el escritor también ha cultivado el ensayo en títulos como Estrechando círculos. Antología de narradores extremeños y caldenses (1999), Dalí. El arte de escandalizar (2004) o Transmutaciones. Literatura colombiana actual  (2009). A este ámbito pertenece Escritos germinales de Francisco Valdés, con el que logró el premio “Santiago González Murillo” de 2016, una rigurosa aproximación a los años jóvenes del escritor que inicia su trayectoria literaria. A una introducción preliminar en que analiza varios aspectos (vida, estampas como género predilecto, relación del escritor con la revista Bética y con sus colaboradores), siguen dieciocho artículos reproducidos de modo facsimilar y en edición anotada de los textos. El conjunto constituye una aportación de notable valor para conocer la obra de uno de los autores más atractivos de los años veinte y treinta de la literatura española. Reproducimos un fragmento de uno de los bloques del estudio liminar.

   “En este conjunto de artículos se condensa, fundamentalmente, lo que será la sustancia de su obra futura: las estampas, las resonancias y sus notas de lector atento y sensible. Aquí se sientan las bases de su regionalismo extremeño y de su sensibilidad por los temas sociales y su preocupación por las tragedias íntimas del hombre vulgar, aquí se moldean o se expresan algunos de sus gustos literarios; aquí se ventilan algunos de sus pareceres ideológicos que, curiosamente, en un principio participan de las ideas regeneracionistas y noventayochistas y años más tarde viran hacia posiciones conversadoras cada vez más dogmáticas; aquí se intuyen algunas de  las razones de su melancolía y su abatimiento existencial; aquí vemos ya cómo su prosa se refina y alardea de impresionismo, cómo se eleva poéticamente, cómo va migando hacia una mayor sencillez sintáctica y precisión idiomática, cómo se enriquece de un amplio caudal de registros sintácticos y léxicos donde coexisten con naturalidad cultismos, arcaísmos, localismos, americanismos e, incluso, algunos neologismos de creación personal” p. 31].