domingo, 19 de julio de 2020

Sentido y melancolía


SENTIDO  Y MELANCOLÍA 

Luciano Feria

Santiago de Chile-Barcelona, RIL Editores, 2010, 264 págs.

Introducción del autor (“Relectura”)

    Nacido en Zafra en 1957, Luciano Feria ha publicado hasta ahora tres poemarios: El instante en la orilla (1989), finalista en los premios “Ámbito Literario” y “Juan Manuel Rozas”, Fábula del terco (1996 y 2002), premio “Vicente Gaos en 2004 y De la otra ribera (2004). Sus poemas han sido incluidos en antologías como Literatura en Extremadura, siglo XX (2010), Panorámica poética de Extremadura (2012) o Poesía experimental española (2012). Luciano Feria fue coordinador del Seminario Humanístico de Zafra, miembro de la Junta Rectora de la AEEX y secretario del premio de narrativa española “Dulce Chacón”. En 2019 publicó su primera novela, El lugar de la cita.

   Sentido y melancolía recoge los tres poemarios citados más arriba y, con numerosas correcciones en el primer título para básicamente ajustarlo a la cadencia versicular de los textos posteriores, configura un primer ciclo literario (que recoge los textos poéticos) al que seguirá un segundo ciclo (La ciudad y la siembra), constituido por una trilogía de novelas, cuyo primer título, El  lugar de la cita, vio la luz en 2019. Sobre la naturaleza de su poesía (tal vez de toda su obra), el propio autor nos da algunas de las claves en el texto prologal: “Psicoanálisis, religión y arte en mi vivencia poética han sido espacios inextricablemente relacionados del mismo acontecimiento del alma en busca de la libertad, la felicidad y la sabiduría, vocablos para mí sinónimos de la trascendencia. Es lo que Jung llamaba el sí-mismo o proceso de individuación, claro, pero igualmente, de acuerdo con Juan Ramón Jiménez, José Ángel Valente, Steiner y tantos otros, el repliegue abisal en lo sagrado a que apela toda convocatoria artística. Como tanto gustaba de repetir el gran místico Ibn Arabí, ‘quien se conocer a sí mismo conoce a su Señor’”.

   Reproducimos el poema inicial de Fábula del terco, incluido en el apartado “Origen de la fábula”.


 EL PROPÓSITO

 Perder el miedo antiguo a los prejuicios –ficciones-

   del corazón: la luz, la oscuridad al vida aquella

en estancias opuestas (purísima la luz; la sombra pura).

         El miedo.

Penetrar en mí mismo hasta la voz

auténtica del fondo; encontrarme –y enmudecer acaso-

   con la miseria de cada acto hermoso, y asumirme,

   asumirme,

para saber –en ascensión incesante dolorosa- del

hombre al fin hasta la dignidad. El miedo.

Y darle entonces a la melancolía el sitio

suyo para la salvación, el sueño, la convivencia

dulce de lo irreconciliable y junto, esa

única ficción alumbradora de la vida (¿el miedo?) tras

   el drama.

 Amor mío: este canto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario