martes, 20 de septiembre de 2022

Chéjov mentía

CHÉJOV MENTÍA

Diez médico escritores

Octavio Escobar Giraldo

Manizales, Editorial de la Universidad de Caldas, 2022, Col. Crítica, 173 págs.

    Profesor en la Universidad de Caldas, Octavio Escobar Giraldo (Manizales, Colombia, 1962) ha publicado dos libros de poesía muy relacionados con su condición de médico, Historias clínicas (2016) y Manual de hipocondría (XXIV Premio de Poesía Ciudad de Las Palmas de Gran Canaria, 2022), pero el grueso de una trayectoria literaria reconocida con prestigiosos premios nacionales e internacionales se debe al cultivo de los géneros narrativos. Es autor, entre otras, de las novelas El último diario de Tony Flowers (1995), Saide (1995, Premio Crónica Negra Colombiana, traducida a italiano y alemán), 1851 (2007), Destinos intermedios (2010), Cielo parcialmente nublado (2013), Después y antes de Dios (2014, XLV Premio Internacional de Novela Corta «Ciudad de Barbastro» y Premio Nacional de Novela del Ministerio de Cultura, traducida al francés), Mar de leva (2018) y Cada oscura tumba (2022). Dos de sus libros de cuentos, De música ligera (1998, Premio Nacional de Literatura del Ministerio de Cultura) y Hotel en Shangri-La (2004, Premio Nacional de Literatura de la Universidad de Antioquia), suman ediciones desde su aparición, así como los libros para jóvenes Las láminas más difíciles del álbum (1995, Premio Confamiliar del Atlántico de literatura juvenil), El mapa de Sara (2016) y el libro álbum El viaje del príncipe (2019, selección Reading Colombia). La editora Regional de Extremadura incluyó en el volumen colectivo Transmutaciones (2009), al cuidado de Antonio María Flórez, su novela breve El álbum de Mónica Pont y publicó Cuentos de ida y vuelta (2020), que recoge trabajos suyos y de la escritora mexicana Mónica Lavín.

   Ahora, la Editorial de la Universidad de Caldas en su colección Crítica publica Chéjov mentía. Diez médicos escritores, que reúne ensayos sobre obras literarias de autores españoles, colombianos, cubanos y argentinos que conjugan esta doble condición (que comparte con ellos el autor del libro). Sus nombres son Luis Marcelino Gómez (Memorias de Angola), Manuel Zapata Olivella (La calle 10), Luis Martín-Santos (Tiempo de silencio), Felipe Trigo (El médico rural), Pío Baroja (El árbol de la ciencia), Antonio María Flórez (Desplazados del paraíso), Julio Castedo (El fotógrafo de cadáveres), Carlos Chernov (El sistema de las estrellas), Orlando Mejía Rivera (Dante Alighieri y la medicina) y Basilio Sánchez (La creación del sentido). Agrupados bajo un título que recuerda a Antón Chéjov (quien sabiéndose gravemente enfermo informaba a sus seres queridos de que estaba mejorando), los artículos abordan las obras citadas con numerosas referencias a otros autores, en una selección particular en la que “me encontré, por fortuna, con nuevas formas de ejercer la amistad, lo cual no significa que tratara con condescendencia a los autores que me son cercanos” [Prólogo, p. 11]. Reproducimos un fragmento del ensayo dedicado a Desplazados del paraíso de Antonio María Flórez. 

   “Desplazados del paraíso es un poemario de imágenes y ritmos, a veces meditación, a veces ironía, a veces descripción y encriptamiento. Muestra con claridad que es-tamos ante un escritor que conoce muy bien su oficio y lo ejerce sin apuntar a lecturas fáciles o estrofas recitables, un poeta que no cesa de preguntarse, como lo han hecho casi todos sus predecesores, de uno y otro lado, por los misterios de la condición humana. Quiero creer que al final de la segunda parte, "La huida", hay un poema que, para retomar los objetivos de este libro, es la expresión de las ganas de sanar, del deseo de prodigar, si fuera posible, una receta. En un libro que es, como fácilmente se deduce, resultado de una Colombia sufrida intensamente en sus múltiples y dolorosas contradicciones y violencias, testimonio de unos desarraigos personales que son también semblanza de los colectivos, surge este poema que es ruego y ensalmo, fórmula y oración:

14

 Alguien tendrá que detener esto.

Alguien, no sé quién,

debería abrir alguna puerta de su morada,

—su corazón incluso—

y generoso decir, a pesar de sus heridas:

—Entra, esta es mi casa,

bebe de mi agua

y reposa para siempre de la huida.

Así sea.

 

jueves, 15 de septiembre de 2022

Ejercicio sentimental

EJERCICIO SENTIMENTAL

El universo literario de Julián Rodríguez

Antonio Sáez Delgado [coord..]

Mérida, Editora Regional de Extremadura, Col. Estudio, 2022, 176 págs.

    Ve la luz en la colección “Estudio” de la Editora Regional de Extremadura un volumen de homenaje a Julián Rodríguez (Ceclavín, 1968 – Segovia, 2019), una de las personalidades más notables y polifacéticas del panorama regional y nacional de los últimos tiempos. Con la coordinación de Antonio Sáez Delgado se reúne un grupo quince estudios que abordan su obra literaria en su conjunto (o un ciclo literario o un único título) con otras centradas en el análisis de su personalidad o en el recuerdo de una relación entre profesional y amistosa con un escritor que compaginó su tarea creativa con las de diseñador gráfico, editor, galerista, comisario de exposiciones e incluso cocinero. Tras una introducción de Antonio Sáez Delgado (“Ejercicio sentimental”), siguen colaboraciones de Fernando Valls (“Sobre ‘muerte y otros cuentos y microrrelatos de Julián Rodríguez”), Miguel Ángel Lama (“El laboratorio de Julián Rodríguez (de Mujeres, Manzanas y Nevada a Antecedentes)”), José María Pozuelo Yvancos (“Julián Rodríguez: una poética de la memoria figurada (Ninguna necesidad, Cultivos, Antecedentes)”), José Luis Bernal Salgado (“A la sombra del olivo y el acebuche”), David Matías (“Regreso a Las Mestas”), Isabel María Pérez González (“Personajes femeninos en la obra de Julián Rodríguez”), Isabel Araújo Blanco (“Portugal na obra de Julián Rodríguez”), Gonzalo Hidalgo Bayal (“La primera novela de Julián Rodríguez”), Marta Sanz (“Cultivos: lectura gemelar a partir del eje de simetría”), Carlos Pardo (“Cultivos: ese tiempo penúltimo”), Martín López-Vega (“Los cuadernos de Julián Rodríguez: una lectura del espacio desde facebook”), Iván de la Nuez (“El rompehielos (teoría y práctica de Una noche en invierno”), Constantino Bértolo (“Julián Rodríguez”), Andrés Trapiello (“Julián Rodríguez”), y Javier Rodríguez Marcos ("Julián Rodríguez / Cronología”).

 

jueves, 8 de septiembre de 2022

Cada oscura tumba

CADA OSCURA TUMBA

Octavio Escobar Giraldo

Bogotá, Ed. Seix Barral, 2022, 257 págs.

    Profesor en la Universidad de Caldas, Octavio Escobar Giraldo (Manizales, Colombia, 1962) ha publicado dos libros de poesía muy relacionados con su condición de médico, Historias clínicas (2016) y Manual de hipocondría (XXIV Premio de Poesía Ciudad de Las Palmas de Gran Canaria, 2022), así como un reciente libro de ensayos, Chejov Mentía. Diez médicos escritores (2022), pero el grueso de una trayectoria literaria reconocida con prestigiosos premios nacionales e internacionales se debe al cultivo de los géneros narrativos. Es autor, entre otras, de las novelas El último diario de Tony Flowers (1995), Saide (1995, Premio Crónica Negra Colombiana, traducida a italiano y alemán), 1851 (2007), Destinos intermedios (2010), Cielo parcialmente nublado (2013), Después y antes de Dios (2014, XLV Premio Internacional de Novela Corta «Ciudad de Barbastro» y Premio Nacional de Novela del Ministerio de Cultura, traducida al francés) y Mar de leva (2018). Dos de sus libros de cuentos, De música ligera (1998, Premio Nacional de Literatura del Ministerio de Cultura) y Hotel en Shangri-La (2004, Premio Nacional de Literatura de la Universidad de Antioquia), suman ediciones desde su aparición, así como los libros para jóvenes Las láminas más difíciles del álbum (1995, Premio Confamiliar del Atlántico de literatura juvenil), El mapa de Sara (2016) y el libro álbum El viaje del príncipe (2019, selección Reading Colombia). La editora Regional de Extremadura incluyó en el volumen colectivo Transmutaciones (2009), al cuidado de Antonio María Flórez, su novela breve El álbum de Mónica Pont y publicó Cuentos de ida y vuelta (2020), que recoge trabajos suyos y de la escritora mexicana Mónica Lavín.

   Ahora la editorial Seix Barral publica Cada oscura tumba, ambientada en tres ciudades colombianas (Bogotá, Barranquilla, Aguasblancas) por los años de las negociaciones de paz del gobierno colombiano con la guerrilla de las Farc. Los lectores que frecuentan las narraciones de Octavio Escobar volverán a encontrar en esta espléndida novela a esos personajes jóvenes (aunque ya heridos por unos desencuentros amorosos en que la felicidad parece posible pero improbable) en entornos urbanos (tiendas, bares, restaurantes, calles, centros comerciales…) mecidos por una constante “música ligera” (título de otro de sus libros) empeñados en fines utópicos (como Gabriel, abogado defensor de los derechos humanos empecinado en denunciar la violencia asesina de su país) o intentando reconstruir su vida a la sombra de una tragedia familiar (como Melva Lucy que pierde a un hermano enfermo mental asesinado vilmente por el ejército). Porque tras la vida cotidiana de estos jóvenes se adivina una historia oscura, como señala el título, de violencia institucional que si en España dejó una estela de fosas comunes tras la guerra civil en Colombia se tradujo en décadas de enfrentamiento, con episodios tan ignominiosos como el llamado “falsos positivos” (jóvenes asesinados por el ejército a los que se vestía después con el uniforme de guerrilleros) entre la rabia de unos y la indiferencia de los resignados (“Siempre pasa lo de siempre”). Reproducimos un fragmento de la novela.

 

         “-[…] Yo fui soldado profesional y la guerra no es la solución de nada.

         -¿Hace mucho?

         -No. Me retiré hace siete años. Me retiraron, en realidad.

         -¿Y eso? —preguntó Cuadrado. —Fue en la época de los falsos positivos. Mi unidad capturó a unos guerrilleros y no los fumigamos a bala como se acostumbraba. A mis comandantes no les gustó que no sumáramos muertos a sus cuentas. Como a las tres semanas nos inventaron unas faltas, nos acusaron de indisciplina, y en un mes y pico estábamos todos afuera.

         -Una situación complicada.

         -Complicadísima, señor. Nosotros sí bebíamos, y fumábamos marihuanita, pero nada más. Éramos sanos. Yo no sé cómo hacían algunos de mis compañeros para matar a esos muchachos con tanta tranquilidad. Hay que ser... Mucho soldado es bruto, claro, sin educación, pero los oficiales... Por un mísero día de descanso. Hay que ser muy infame. Y muy cobarde” [pp. 186-187].

 

sábado, 20 de agosto de 2022

El tlacuache


EL TLACUACHE

Emmanuel Peña

Mérida, Editora Regional de Extremadura, Col. Cómic, 2022, 160 págs.

Premio Pang! de novela gráfica

    Artista plástico y diseñador gráfico, Emmanuel Peña (Tula, México, 1987) publicó su primera obra en 2011, El libro del metro. Fue becado por la Embajada de Francia en 2016 para hacer una residencia en La Maison des Auteurs, en Angouléme, en la que concluyó su primera novela gráfica Nada aquí, ganadora del segundo premio del primer Concurso Latinoamericano de Novela Gráfica «Ciudades Latinoamericanas». En 2018 publicó su segunda obra, Color de hormiga, y en los años 2019 y 2020 fue becario del FONCA (Fondo Nacional para la Cultura y Las Artes de México). Ha trabajado como diseñador editorial en más de 50 proyectos de libros, entre portadas, diseño y formación para clientes como: Conaculta, GDF, Santillana, Planeta o la Unesco, entre otros. https://www.behance.net/eldisenante

   Fruto de la iniciativa de la editorial extremeña Aristas Martínez, con el patrocinio de la Fundación Extremeña de la Cultura y la colaboración de la Editora Regional de Extremadura, el Premio PANG! de novela gráfica reconoce el lugar que el cómic y la novela gráfica han conseguido en los últimos años entre todo tipo de lectores y, al mismo tiempo, estimula el la proyección del trabajo de las autoras y autores de la comunidad, en un momento de enorme relevancia nacional e internacional de sus ilustraciones y álbumes. El Tlacuache (uno de los muchos nombres de la zarigüeya), obra premiada en su primera convocatoria, relata del deambular del protagonista por vasta una ciudad (México D.F.) que cierra sus puertas al ejercicio de su vocación (el teatro), una ciudad interminable y laberíntica que lo despersonaliza (el personaje aparece como una silueta blanca y “fantasmal” sobre un fondo urbano de colores claros) y lo empuja a los indignos trabajos de supervivencia que afrontará con imprevistos recursos actorales.



 

viernes, 19 de agosto de 2022

O Pelourinho

O PELOURINHO

Boletín de relaciones transfronterizas

El “avispero colonial”. O “ninho de vespas colonial”

Moisés Cayetano Rosado [Dir]

Badajoz, Diputación Provincial, 2022, Núm. 26 (2ª época), 452 págs.

    Acaba de ver la luz el último número de O pelourinho bajo la dirección de Moisés Cayetano Rosado que recoge trabajos sobre las últimas décadas de los imperios coloniales español y portugués. Ambos países ibéricos abordaron este periodo histórico convulso con más terquedad y añoranza del pasado que astucia, un periodo marcado por una sucesión de derrotas tanto en Portugal (batalla de la Lys, guerras coloniales en África…) como en España (derrota ante Estados Unidos, pérdidas de las colonias de Ultramar, guerra del Rif y desastre de Annual), en tanto ambos se verían sumergidos en largos periodos de dictaduras (Primero de Rivera, general Franco, en España; Salazar en Portugal), una sucesión de “sacrificio, penalidades y atropellos, que tanto afectó a estos países ibéricos, empeñados en mantenerse en un ‘pasado glorioso’ de descubrimientos, conquistas y colonizaciones que tocaban irremediablemente a su fin” (Cayetano Rosado, M. “Presentación. Abril para llorar, abril para soñar”, p. 7]. Los trabajos incluidos son: “Repercusión social de la Guerra de Cuba en el partido judicial de Olivenza (1895-1898)”, de Antonio García Ramos, “Soldados en Cuba. Los protagonistas de desastre”, de Fernando Parcelo Collado, “Breve reseña de siete guareñenses en los distintos conflictos coloniales”, Pedro José Pascual Salguero, “O capitão António Braz nas colonias portuguesas”, de Moisés Cayetano Rosado, “As campanhas militares en Moçambique e Angola no fim de século XIX e principio do século XX. A perspectiva do capitão António Braz”, de Isabel Braz, “Los novios forzados de la muerte (una mirada desde la narrativa testimonial)”, de Moisés Cayetano Rosado, “En el folclore quedan memorias”, de Miguel Ángel Rodríguez Plaza, “El colonialismo español en África. Los extremeños de Abd El-Krim”, de Jacinto J. Marabel Matos, “Desencanto y mentalización de los militares potugueses en las guerra de África (la concienciación del capitão Salgueiro Maia), de Moisés Cayetano Rosado, “Capitães /MFA. A conspiração da Guiné”, de Manuel António Duran Clemente, “Ambiente humano colonial”, de Mário Padua, “O colonialismo e a guerra colonial. O tráfico de escravos”, de Mário Padua, “A deserção e a guerra colonial”, de Fernando Mariano Cardeira, “As oposiçôes e a guerra colonial”, de Luis Farinha, “Rafael Rodrígues Moñino y Soriano, testigo directo de la independencia de Guinea Ecuatorial”, de Pedro José Pascual Salguero y “Agrupación de tropas nómadas, de Miguel Ángel Rodríguez Plaza. 




 

lunes, 18 de julio de 2022

Manual de hipocondría


 MANUAL DE HIPOCONDRÍA

Octavio Escobar Giraldo

Madrid, Ediciones La Palma, Col. Ministerio del Aire, 2022, 57 págs

XXIV Premio de Poesía Ciudad de Las Palmas de Gran Canaria

    Antes de Manual de hipocondría, Octavio Escobar Giraldo (Manizales, 1962) solo había publicado un libro de poesía: Historias clínicas (2016). Es autor, entre otras, de las novelas El último diario de Tony Flowers (1995), Saide (1995, Premio Crónica Negra Colombiana, traducida a italiano y alemán), 1851 (2007), Destinos intermedios (2010), Cielo parcialmente nublado (2013), Después y antes de Dios (2014, XLV Premio Internacional de Novela Corta «Ciudad de Barbastro» y Premio Nacional de Novela del Ministerio de Cultura, traducida al francés), Mar de leva (2018) y Cada oscura tumba (2022). Dos de sus libros de cuentos, De música ligera (1998, Premio Nacional de Literatura del Ministerio de Cultura) y Hotel en Shangri-La (2004, Premio Nacional de Literatura de la Universidad de Antioquia), suman ediciones desde su aparición, así como los libros para jóvenes Las láminas más difíciles del álbum (1995, Premio Confamiliar del Atlántico de literatura juvenil), El mapa de Sara (2016) y el libro álbum El viaje del príncipe (2019, selección Reading Colombia). La editora Regional de Extremadura incluyó en el volumen colectivo Transmutaciones (2009), al cuidado de Antonio María Flórez, su novela breve El álbum de Mónica Pont y publicó Cuentos de ida y vuelta (2020), que recoge trabajos suyos y de la escritora mexicana Mónica Lavín. Ahora Ediciones de La Palma publica Manual de hipocondría que ha logrado el XXIV premio de poesía Ciudad de Las Palmas de Gran Canaria. Frente a tantos poemarios concebidos como “contenedores de textos”, que recogen creaciones de perfil diverso elaborados en un periodo de tiempo dado, el presente libro es una obra unitaria con unas composiciones que tienen como hilo conductor la conmoción que ha pasado al título, una hipocondría, expresada con los tonos de la aprensión o de la resignada melancolía, que a veces mira hacia el pasado (“Hoy estoy viviendo con mis muertos”), a la certeza de la enfermedad (“Sentirse enfermo es creer en la vida, / desearla. / Con pánico”), a la conciencia del declive (“Es la vejez, por supuesto,”), o de las limitaciones físicas (“El cuerpo empieza a decir no”). Reproducimos una composición en que irrumpe una amenaza atroz, la pérdida de la memoria y, con ella, la de la propia condición humana.

 4

                                      JEROSOLIMITANO.

Quince minutos después me llega la palabra.

Como si fuera un palestino varado en un

checkpoint.

Mi cerebro se está acostumbrando a

restringir la libertad de mis ideas,

su flujo instantáneo.

No soy tan viejo como para empezar a sufrir

la tortura de un estado policíaco.

 

Jerosolimitano.

¿Cómo se concibió semejante gentilicio?

¿Es una predicción del cerco? ¿Del acoso?

 

El doctor Alois Alzheimer era católico,

apostólico y romano.

Se casó con una viuda de origen judío.

De ella heredó una pequeña fortuna que le

permitió dedicarse a la investigación.

Tuvieron tres hijos.

 

Yo también tengo tres hijos.

Pequeños.

Mujeres, varón.

A veces olvido sus nombres.

jueves, 14 de julio de 2022

Los nombres de la nieve

LOS NOMBRES DE LA NIEVE

Dionisio López

Santiago de Chile-Barcelona, RIL Editores, 2022, 74 págs.

Ilustraciones de Javier Fernández de Molina

    Dionisio López nació en Cáceres en 1978 donde se licenció en Filología Hispánica tras cursar la carrera entre las universidades de Extremadura y Salamanca. Es profesor de literatura. Ha publicado relatos y poemas en diferentes obras personales (Entramados, 2017), antologías (Abrazos de náufrago, 2009; Al final poesía, 2013; ...Y si todos dicen que es de noche, 2019; Conclausa, 2020; Cuentos de AFAL, 2020; El club de los relatores, 2020; Letras para los ODS, 2020...) y en revistas literarias (Sinergia, 2008; Heterónima, 2019; El Espejo, 2021...). Ha adaptado, junto a otros profesores, textos dramáticos de distintas épocas (Quedamos en el XVII, Quedamos en el XIX). Dirige el blog de reseñas literarias Aves de paso. Los nombres de la nieve se compone de tres bloques o “libros” (“Blanco”, “Silencio, “Azul”) enmarcados por dos poemas, uno de apertura (“Memoria”) y otro de cierre (“Pavesa”), unos textos sobres los que Javier Rodríguez Marcos considera en contraportada: “La vida pone a veces a prueba a la poesía y le demanda un nombre para aquello que no lo tiene. A sangre y fuego, terriblemente. Si no sirve entonces, no servirá nunca. O solo será retórica, ejercicio de estilo. Mejor callar entonces. Los nombres de la nieve nace de una de esas pruebas, de uno de esos momentos en que las palabras se confunden con un aullido y construyen un salmo negro no nacido para alabar a Dios sino para maldecirlo. Sabemos que la nieve que-ma. El libro que ha escrito Dionisio López, también”. Reproducimos una composición del libro segundo (“Silencio”).

 XIV

INSOMNIO

Cuando cayó la primera gota,

negra como el silencio,

yo no sospechaba la tormenta.

 

Lenta y muda, espina de la noche,

hambriento gusano en la carne,

inundó mis huesos, desgarró el barro y la palabra

(hachazo de yerro en el tiempo y el polvo)

y yo miraba al cielo sin saber que no miraba.

 

Después llegó un otoño de sombras en el pasillo,

donde un lago invisible ya era parte de mí.

 

Como un esbozo encallado

las manos negras de su piel,

el vacío respirar por las paredes,

la cuna fría en sus ojos,

se fueron clavando en un paisaje

con aire de cementerio.

 

Deambulo cada noche por la casa

acariciando la huella de tus pasos,

como un perro herido por los rincones

busco el viento de una ausencia

y pregunto en el vacío de la nada

a un dios callado y cobarde. Ciego.

 

martes, 12 de julio de 2022

Un intelectual en la España de 1900

JOSÉ CASCALES MUÑOZ

Un intelectual en la España de 1900

Juan José Sánchez González

Mérida, Editora Regional de Extremadura, Col. Estudio, 2021, 215 págs

Prólogo de Francisco Javier Durán García

 Juan José Sánchez González (Villafranca de los Barros, Badajoz, 1984). Licenciado en Historia del Arte por la Universidad Complutense de Madrid y Doctor en Historia del Arte por la Universidad Nacional de Educación a Distancia. Buena parte de su labor investigadora se ha centrado en la historia de Villafranca de los Barros, siendo autor y coordinador del libro Historia urbanística y social de Villafranca de los Barros (ss. XIV-XXI), y autor de diversos artículos sobre historia de la localidad, además de establecer el contenido y desarrollar recursos museográficos para el proyecto museológico del Museo Histórico-Etnográfico de Villafranca de los Barros inaugurado en 2013. Otro de su campo de estudios ha sido la fortificación medieval en la provincia de Badajoz y la historia medieval de la misma, temática en la que basó su tesis doctoral La arquitectura fortificada y la imagen de poder en la nobleza extremeña del siglo XV. Ahora la Editora Regional de Extremadura publica este documentado estudio sobre José Cascales Muñoz (Villafranca de los Barros, 1865 – Madrid, 1933), historiador, sociólogo, crítico de literatura y de arte que, “pese a las elevadas distinciones de las que disfrutó en vida, fue completamente olvidado desde poco después de su muerte, en parte debido a las consecuencias que para la cultura española tuvo la victoria franquista en la Guerra Civil. Gran divulgador de la literatura y del patrimonio histórico-cultural de Andalucía y Extremadura, su abundante obra ha quedado relegada a la curiosidad de anticuario o al fondo nebuloso de los repositorios de publicaciones ya extintas” [Prólogo, p. 12]. De las varias facetas de su obra reproducimos un fragmento relacionado con la atención que dedicó a Extremadura y su patrimonio cultural.

   “Su vínculo con Extremadura fue un proceso de ida y vuelta, haciéndose más estrecho hasta alcanzar el pleno compromiso cuando recibió el nombramiento como Cronista Oficial de Extremadura en 1902. Desde esta posición privilegia-da en lo académico, no escatima esfuerzos ni tinta en investigar el patrimonio arqueológico y artístico de esta región con el firme propósito de ponerlo en valor y posicionarlo dentro del conjunto del patrimonio nacional. Siempre bajo la premisa del hispanismo, reivindicó el papel de Extremadura a través de sus publicaciones —con el rigor que le permitió la época— sobre pintores como, principalmente, Francisco de Zurbarán y Luis de Morales, o literatos como José de Espronceda y Carolina Coronado. No sólo restituyó grandes figuras extremeñas del arte y de la literatura, sino que trazó rutas por los lugares más emblemáticos de nuestra región a través de sus cuadernos de excursiones, interconectando Extremadura con Sevilla y Portugal. Si bien la producción literaria de Cascales es extensa, podemos constatar con agrado que reservó parte de sus esfuerzos al estudio y divulgación sobre la historia de su ciudad natal. El compromiso con su patria chica se forjó —quizás— durante la indagación de su tesis doctoral, donde ejemplifica el estudio de los restos arqueológicos del término de Villafranca de los Barros como base para la investigación histórica. Esta fue la primera de muchas publicaciones dedicadas a glosar la historia local, destacando su libro Apuntes para la Historia de Villafranca de los Barros, obra pionera y que sigue siendo de consulta obligada para cuantos quieren profundizar en nuestras raíces”. [p. 194]. 

 

jueves, 30 de junio de 2022

Luz de pizarra

LUZ DE PIZARRA

Memoria contra el tiempo detenido

Juana Murillo Rubio

Mérida, Editora Regional de Extremadura, Col. Geografías, 2021, 56 págs.

   Doctora en Filología Hispánica, Juana Murillo Rubio (Madrid, 1968) es profesora de enseñanza secundaria y profesora asociada en la Universidad Complutense. Es responsable de la edición del libro de memorias de Concha Lagos. La madeja (2021), inédito hasta ese momento; ha publicado artículos de crítica literaria sobre autores como Amado Nervo, Maielis González, Carmen Muñoz Manzano o Pureza Canelo, especializándose en poesía española del siglo XX y cuento hispanoamericano de autoras contemporáneas. Ha participado en numerosos congresos internacionales y pertenecido a distintos grupos de investigación, entre los que se cuentan Dialogyca (UCM), Imágenes de la memoria (UCM), Poéticas de la transición (Universitat des Illes Balears), así como al comité científico de algunas revistas especializadas como Cuadernos de Aleph. Ahora la Editora Regional de Extremadura publica en su colección Geografías Luz de pizarra, un conjunto de composiciones que giran torno a la memoria, a las emociones y a los paisajes interiores.

 

DE NUEVO

Yo quiero andar de nuevo

el camino que ayer anduve a tus espaldas,

con los ojos en otra bruma.

Con todos los pasos por delante,

con todos los miedos al aire,

con tus mariposas olvidadas en mis bolsillos

por si el dolor acecha y no recuerdo el río.

Quiero pisar la tierra hasta encontrarte

vida de nuevo ante mi vida,

lejos del ruido de la costumbre y las manzanas

donde una risa sea todo un horizonte

y me encuentres esperando

el resto que tu germen derrama

sobre los adoquines que hubieran sido,

dejando en la mirada el destello del sol de una tierra cegadora.

 

miércoles, 22 de junio de 2022

Memorias de un carabinero fiel a la República

MEMORIAS DE UN CARABINERO FIEL A LA REPÚBLICA

Fermín Velázqez Villarino (1897-1972)

María Dulce Antunes Simões y Francisco Espinosa Maestre

Mérida, Editora Regional de Extremadura, Col. La Memoria, 2021, 139 págs.

Introducción de los autores 

   María Dulce Antunes Simões (Almada, Portugal, 1957) es doctora en Antropología por la Facultade de Ciências Sociais y Humanas de la Universidade Nova de Lisboa (FCSH-NOVA), investigadora del INET-md, miembro del RIARM-Red(e) Ibero-Americana Resistencia (y) Memoria, y del Grupo de Estudios Sociales Aplicados de la Universidad de Extremadura. Ha participado en varios proyectos I&D nacionales e internacionales, desarrolla su tarea investigadora en el campo de los movimientos sociales, usos políticos de la memoria y prácticas de la cultura. Ha publicado diversos artículos en revistas y obras colectivas, tanto en Portugal como en España; entre otros, es autora de los libros: Frontera y guerra civil española: dominación, resistencia y usos de la memoria (2013) y Barrancos en la encrucijada de la Guerra Civil Española. Memorias y testimonio, 1936. (Editora Regional de Extremadura, 2008), en la que colaboró Francisco Espinosa Maestre. En 2015 recibió el Premio de Investigación — Humanidades Cidade de Almada.

   Francisco Espinosa Maestre (Villafranca de los Barros, Badajoz, 1954). Historiador, fue coordinador científico del proyecto "Todos los Nombres" y autor del Informe sobre la represión franquista y miembro de la comisión que le asesoró. Sus investigaciones se han centrado en la II República y en la represión consecuencia del golpe militar de julio de 1936 en el suroeste español. Entre sus obras cabe destacar Sevilla, 1936 (1990), La guerra civil en Huelva (1996), La justicia de Queipo (2000), La columna de la muerte. El avance del ejército franquista de Sevilla a Badajoz (2003), Contra el olvido. Historia y memoria de la guerra civil (2006), La primavera del Frente Popular. Los campesinos de Badajoz y el origen de la guerra civil (marzo julio de 1936) (2007), Callar al mensajero. La represión franquista, entre la libertad de información y el derecho al honor (2009) y Violencia roja y azul. España, 1936-1950 (2010). Ahora la Editora Regional de Extremadura publica Memorias de un carabinero fiel a la República que además de reproducir las memorias de Fermín Velázquez, traza, en dos documentados estudios previos, el itinerario de este militar durante y tras la guerra civil. Hemos seleccionado tres fragmentos que a otros tres momentos de su vida: los últimos reductos de resistencia republicana en la región (Antunes Simoens), el consejo de guerra a que fue sometido Fermín Velázquez (Espinosa Maestre) y la toma de Badajoz por las tropas de Yagüe (Velázquez Villarino). 

   “Oliva de la Frontera fue la última población fronteriza extremeña en ser ocupada, y se convirtió en un centro de resistencia republicana, reuniendo en la villa y zonas limítrofes a millares de refugiados provenientes de poblaciones vecinas y de la provincia de Huelva, huidos de sus pueblos y de la muerte cierta. Los comités de defensa de Oliva, constituidos por diferentes grupos político-ideológicos, prestaron apoyo a las necesidades de alimentación y alojamiento de miles de refugiados, justificando los asaltos anteriormente mencionados a los almacenes y graneros de los propietarios más adinerados del pueblo. La ocupación del pueblo fue realizada por tres columnas de diferentes procedencias: una salió en la noche del día 20 de septiembre de Encinasola (Huelva), al mando de Luis Valseca, formada por guardias civiles, carabineros, falangistas del pueblo, a los que se unieron falangistas de Higuera la Real; otra al mando de capitán de la Guardia Civil Ernesto Navarrete Alcal, que venía ocupando los pueblos de la bolsa de Badajoz. Al 21 de septiembre los resistentes republicanos fueran atacados por fuego de aviación, cañones ametralladores, morteros y por una fuerza de más de 1.500 hombres con fusilería. Frente a un ejército armado y organizado los republicanos de los comités de defensa no tenían como resistir, y la frontera portuguesa fue su último refugio para salvar la vida” [p. 29]. 

   “Otro de esos primeros informes locales que llegaron al instructor fue precisamente el del cura Adrián Sánchez Serrano, que estuvo detenido y sometido a un simulacro de fusilamiento el día 3 de agosto. Reconoció que supo que Fermín Velázquez ordenó que no se le tocara. Con la salida de la Guardia Civil el 4 de agosto el carabinero se convirtió en la autoridad militar del pueblo. Cuando el 15 del mismo los derechistas presos denunciaron el trato insolente que recibían de los milicianos Velázquez los cambió por otros. Les garantizó además la entrega de comida por sus familiares. De hecho, los del comité exigieron que fueran estos y no sus criadas los que se la llevaran. Pasados unos días los sacó del depósito municipal —sus condiciones eran lamentables en todos los pueblos— y pasaron a las escuelas. Allí siguieron hasta el 30 de agosto, antes de que las columnas fascistas estuvieran cerca y comenzara la huida de mucha gente del pueblo. El cura reconoció que en todo momento se evitó el ataque a los presos: “había marcada intención de sacrificar al dicente por las turbas, [pero] tengo la convicción de que no hubo sangre en Oliva por la imposición del cabo Velázquez, el cual dominaba el pueblo’”. [p. 65]. 

   “Continuamos así varios días por las inmediaciones por las murallas y recibimos la noticia de que los Guardias de Asalto habían hecho rehén al Gobernador Civil de la Provincia y también supimos que a nuestro Jefe de la Comandancia Señor Pastor Palacios, que había ido a Caya (puesto fronterizo de Portugal) a exhortar a la fuerza del Cuerpo para que depusieran de un aptitud de rebelde, había sido apuntado por los fusiles de unos subordinados pudiendo retornar a la Cuidad con gran riesgo Nos hallábamos recorriendo los puestos en proximidad al Puente de Palmas cuando el Teniente Coronel llegó en un coche a nosotros y le dijo a unos milicianos: «Vean Vds. como mis carabineros no se han pasado al enemigo y están en su sitio». Aunque yo no conocía al Gobernador Civil creo que era el que acompañaba a nuestro Jefe Militar y Gobernador de la Plaza y en aquel momento desde el Fuerte del Gurugú, un cañón del siete y medio empezó a disparar contra el oche del Jefe cayendo algunos obuses en la mitad del Puente de Palmas. Cuando entraron las fuerzas enemigas en la ciudad, pudimos salir  por una poterna abierta en las proximidades del río Guadiana y reunido con ocho o nueve carabineros pudimos salir por el campo siendo perseguidos por las avionetas de Elvas (Portugal). Así pudimos llegar al puesto de Pozo Campo, lugar a que yo pertenecía” [pp. 88-89].