martes, 31 de enero de 2023

Carlos Medrano en Don Benito




    La pasada semana visitó Don Benito en el curso de las actividades del Aula Guadiana en el presente curso académico Carlos Medrano (Salamanca, 1961), profesor de enseñanza secundaria y autor de una notabilísima trayectoria poética aparecida dentro y fuera de Extremadura. En  una intervención abierta al público en la Casa de Cultura y en otra ofrecida a los alumnos de bachiller del IES Donoso Cortés y el IES Cuatro Caminos, el poeta repasó su obra desde los libros de juventud aparecidos en la colección Alcazaba de la Diputación pacense hasta su último poemario (Entorno claro) publicado en 2021 por la Editora Regional de Extremadura. Acompañando la recitación con lúcidos comentarios sobre la génesis de cada composición, Carlos dio dos excelentes clases de literatura con reflexiones como esta: “En su logro, la palabra más pura es la que nace del silencio y al respetarlo lo integra. La poesía más vulnerable y primordial reconoce a su vez su insuficiencia. En su interior aspira a la plenitud lograda por música. No otra cosa es la lírica cuando no olvida la belleza ni su relación con la fuente de sí misma en las cosas. La poesía es -a la vez y también- una de las vías de encuentro con la totalidad interrumpida, accesible por tanto al leerla o escribirla, y esa disposición al dirigirse a ella es lo que importa. (“Unas líneas a modo de poética”).

lunes, 16 de enero de 2023

Carlos Medrano en el Aula Guadiana



   Carlos Medrano nació en Salamanca en 1961. Su vida ha transcurrido entre Extremadura -su tierra de formación vital y literaria-, Valladolid y Mallorca, donde reside desde los años 90. Es licenciado en Filología Hispánica (que cursó entre Valladolid y Cáceres) y ha sido hasta hace poco profesor de lengua y literatura en secundaria. En una primera etapa juvenil y universitaria publicó los siguientes libros: Corro (Alcazaba, Badajoz, 1987), Las horas próximas (Alcazaba, Badajoz, 1989). También otros cuadernos o plaquettes como A lo breve (La Centena, Editora Regional de Extremadura, 1990), Imágenes, encuentros (POEMAS, Proyectos Originales Ediciones Marginales Anómala Sociedad, Valladolid, 1996) y participó en algunas antologías como Abierto al aire (1971-1984) (Editora Regional de Extremadura, 1984), coordinada por Ángel Campos Pámpano y Álvaro Valverde, o Diez años de poesía en Extremadura (1985-1994) (Ayuntamiento de Cáceres, 1995), al cuidado y estudio de Miguel Ángel Lama. Y el cuadernillo de su participación en el Aula de literatura de Navalvillar de Pela (1996). Tras varios años de silencio, en septiembre de 2010 abrió el blog isla de lápices donde ha ido recogiendo su nueva producción y algunos textos anteriores, acompañada a veces de algunos comentarios cercanos al diario y la reflexión literaria. De este fondo ha ido apareciendo en papel Donde poder volver (Vberitas, Don Benito, 2016), una muestra de poemas del blog; el libro de haikus enlazados Entorno claro (Editora Regional de Extremadura, 2021); o lo seleccionado para una antología de poetas vallisoletanos, Sentados o de pie, 9 poetas en su sitio (Fundación Jorge Guillén, Valladolid, 2013) y la colaboración para el nº 11 de la revista Suroeste. De lo compartido en el blog queda dar orden y composición a algún libro más ahí latente. Junto a Juan Ricardo Montaña ha colaborado en el libro homenaje a Santiago Castelo Aire por aire (Vberitas, 2015), y ha coordinado el dedicado a Ángel Campos Pámpano Recobrada memoria (Vberitas, 2022).

Extremamour

EXTREMAMOUR

Fotografías y poemas a Extremadura

Álvaro Valverde y Patrice Schreyer

Mérida, Editora Regional de Extremadura, 2022, 85 págs.

Prólogo (“Cruzar puertas” de Jorge Cañete

Epílogo (“La Extremadura de Extremamour”) de Álvaro Valverde. 

   Extremamour es un proyecto de Jorge Cañete que reúne a dos creadores singulares, el pintor suizo Patrice Scheyer y el escritor Álvaro Valverde. Álvaro Valverde (Plasencia, 1959) ha publicado, entre otros, los libros de poesía Las aguas detenidas, Una oculta razón (Premio Loewe), A debida distancia, Plasencias, Ensayando círculos, Mecánica terrestre, Desde fuera, Más allá, Tánger y El cuarto del siroco (Premio «Meléndez Valdés» al mejor libro publicado en 2017 y 2018), los cinco últimos en la colección Nuevos Textos Sagrados de Tusquets. Es autor de dos novelas (Las murallas del mundo y Alguien que no existe), un libro de artículos (El lector invisible), uno de viajes (Lejos de aquí) y otro de diarios (Porque olvido. Diario 2005-2019). También de las antologías Un centro fugitivo, con selección y prólogo de Jordi Doce (con el que codirige la colección Voces sin tiempo de la Fundación Ortega Muñoz), Álvaro Valverde. Antología poética (1985-2015), con ilustraciones de Esteban Navarro, y Enclave (Poemas del molino), 2022. En la actualidad es crítico de poesía de El Cultural y colabora con asiduidad en las revistas Turia, Clarín y Cuadernos Hispanoamericanos.

   Patrice Schreyer es fotógrafo desde hace más de veinte años. Fue durante sus excursiones por las montañas suizas donde descubrió su pasión por el octavo arte. Su enfoque artístico es a veces cercano a la abstracción, fuertemente expresivo y contrastante, a menudo oscuro. El artista mezcla paisajes naturales y "paisajes interiores". Dondequiera que va, intenta cada vez compartir su universo personal con una rara sensibilidad. Su obra combina un fuerte esteticismo con una elegancia arraigada en la sobriedad del claroscuro. La fuerza de las imágenes de Patrice Schreyer reside en su capacidad para resaltar de forma muy legible la esencia de los paisajes, hasta el más mínimo detalle. Esta atención al detalle le da a las imágenes del artista una gran coherencia. Numerosas exposiciones en Suiza han presentado su trabajo y sus fotografías embellecen las embajadas suizas en Túnez y París.

   El resultado es un conjunto de 68 fotografías de nuestra región (de su naturaleza, de sus localidades, de interiores) acompañadas cada una de ellas de un dístico de Álvaro Valverde compuesto bajo la impresión de las imágenes “de inmediato, sin dar pie a la reflexión. Sin premeditación”. Tanto las fotografías como los versos “no buscan reflejar el lujo, ya sea natural o elaborado, sino más bien reflejar una realidad sencilla, básica, cercana”. Humildes hierbajos, piedras milenarias, campos abandonados, dehesas interminables, árboles retorcidos, celdas conventuales, aguas remansadas… Y todo en medio de una soledad que estremece. Sin figuras humanas. Sin gente” (“La Extremadura de Extremamour”, p. 85). Junto con una exposición que ha podido contemplarse en varias localidades de dentro y fuera de la región, contamos ahora con este libro, cuidadosamente editado, que reúne imágenes y palabras singularmente hermanadas. Reproducimos una de las composiciones. 


 

miércoles, 11 de enero de 2023

Madre

MADRE

Virginia Campón Pérez

Mérida, Editora Regional de Extremadura, col. Escena Extremeña, 2022, 182 págs.

Trad. al portugués de Inmaculada Carmona y Jesús Crespo González

   Virginia Campón, nacida en Cáceres, es actriz y dramaturga. Doctorando en Lenguas y Culturas por la Universidad de Extremadura, Máster de Estudios avanzados de teatro (UNIR) y Licenciada en Humanidades, estudió interpretación en la ETYDEX de Extremadura. Está también diplomada en Locución y doblaje por el Instituto del cine de Madrid, y ha participado en diferentes montajes teatrales del ámbito nacional e internacional. Como dramaturga, ha escrito obras como La Tumba de Antígona; La noche de las Mariposas (Premio FATEX), Gris, La muerte de los peces (Premio Calamonte Joven) o La Habitación (Premio mejor autor extremeño); es también autora de Edén 2020, publicada en la Revista digital Sentido Figurado; así como del monólogo Sueños, publicado en la revista semestral Estreno; ha participado en "50 voces contra el maltrato", y firma también Fantasmas, obra breve incluida en la dramaturgia Un minuto de Justicia, publicada en 2019.

   Cuenta con un importante número de reconocimientos, como el X Premio de Textos teatrales de Autor Extremeño, FATEX, 2018, por la obra Madre. Desde el 2019 pertenece al V Laboratorio Rivas Cherif. Debe destacarse su labor como autora y directora del texto Fantasmas de Agua, estrenada en octubre del 2019 dentro de la 42° edición del Festival de teatro contemporáneo de Badajoz y representada en el Ciclo de Mujeres creadoras en El Gran Teatro de Cáceres; actualmente está programada en la MAE de Extremadura y en gira internacional. Ha recibido el segundo premio Reinventando Europa de Europa Direct, con la obra El anillo de Ravensbrück en 2020. Con esta obra, una dura instantánea de las relaciones filiales, del peso de la culpa y de la responsabilidad, publicada en edición bilingüe en español y portugués„ Virginia Campón alcanzó el Premio de Textos Teatrales de autor extremeño-FATEX 2018, convocado por la Federación de Asociaciones de Teatro de Extremadura. Reproducimos un monólogo de la madre llevada por su hijo a una situación límite. 

“Madre está sentada en el sofá.

1

   Una madre tiene la obligación de defender a sus hijos... Siempre lo he hecho. Desde que eran pequeños, he tenido cuidado de ellos. De que no les pasara nada: en casa, en el colegio... Pero no se les puede proteger de la vida, de la sociedad, del mundo...

   José Manuel, siempre fue un niño difícil, era travieso y no le gustó nunca estudiar. Con dieciséis años empezó con sus trapicheos y yo prefería mirar para otro lado. Mientras que no lo metieran en la cárcel... Además, nunca había hecho daño a nadie. Eran pequeños robos y cosas de drogas... Nuestro barrio es... ¿cómo lo llaman? (Piensa). "Marginal". Yo digo pobre y sin recursos. Todos los muchachos están en lo mismo, pero no son malos chicos, es que no tienen salida.

   Para mi hijo la cosa se complicó cuando le detuvieron y tuvo que cumplir condena. Le robó a una pareja de ancianos y no se le ocurrió mejor cosa que "pinchar" al viejo para que le diera el número de la tarjeta de crédito. Casi lo mata, pero fue un accidente. No es que lo esté defendiendo, es que se le fue de las manos. Lo metieron unos meses en la cárcel y después lo sacaron. Volvió muy cambiado. En vez de rehabilitarle, creo que la condena lo sumió más en ese mundo. Estaba distante, como si fuera otro. Nunca ha querido hablar de eso. Aunque me decía que lo había dejado todo, yo sabía que seguía con sus chanchullos y líos. Nunca me he metido demasiado en su vida. Pero después de aquello, creo que me distancié más de él. Quizás fue culpa mía, pero no sabía qué hacer. Le despreciaba por lo que había hecho y solo quería que se fuera lo más lejos posible de esta casa. Me daba lo mismo donde consiguiera el dinero, si no venía a dormir, mejor. Lo único que no quería eran más problemas, su vida me daba lo mismo. Mientras que no volverá a hacer daño…”. [pp. 17-18].

 

domingo, 8 de enero de 2023

Temperamentos básicos

TEMPERAMENTOS BÁSICOS

Tente Garrido

Mérida, Editora Regional de Extremadura, col. Geografías, 2022, 86 págs.

Epílogo de Felipe Rodríguez Pérez

   Tente Garrido es Diplomado en Pedagogía Terapéutica, Graduado en Educación Primaria, Diplomado en Literatura Creativa/Narrativa por la Escuela Universitaria de Artes TAI y en la actualidad ejerce como maestro de lengua portuguesa en Valverde del Fresno (Cáceres). Autor de Glory Hole (Vitruvio, 2021), seleccionado entre los mejores libros de poesía del año 2021 por la Asociación de Editores de Poesía (AEP), así como poemas y relatos en diversas revistas y fanzines. Vinculado al mundo de la música, es letrista del grupo de punk-rock Antikracia. Ahora la Editora Regional de Extremadura publica Temperamentos básicos que agrupa las composiciones en cuatro bloques (“Melancólico”, “Flemático”. “Sanguíneo” y “Colérico”, con dos poemas de apertura y cierre, “Preámbulo” y “Recapitulación”) marcado tanto por la tradición clásica como por las manifestaciones contemporáneas, en especial la música, con referencias expresas a Leonard Cohen (“There is crack in everything, that’s how the light gets in”), David Bowie, J. J. Cale, Kurt Cobain, Jame Douglas Morrison, Bob Dylan o Tom Waits. “Cada poema –considera el autor del epílogo- es una luz sinuosa, neón, que atrapada con las manos ilumina el espacio en todas las direcciones de la noche, por las cuatro sustancias vitales, los temperamentos, y construye una bóveda de la vida como un refugio” [p. 85]. Reproducimos una composición del tercer bloque (“Sanguíneo”).

 

PAJARITAS DE PAPEL

Pajaritas de papel

Revolotean silbando

En la escalera.

 

El cuarto en penumbra.

La casa en penumbra.

En el balcón nada florece.

 

La primavera entra a oscuras

Por las ventanas abiertas de par en par,

Postigos que nunca se cierran,

Se desliza por mi cuerpo

—Sierpe siempre siempre sierpe—

Mientras yo

Tumbado boca abajo

Observo con devoción como

Todas y cada una de tus bragas

Gruñen bordadas

Desde el radiador.

 

Todo espera tu vuelta.

Cada objeto de la casa

Ha hecho una tregua

Mientras dura tu ausencia.

Se ha parado el reloj.

El mundo se ha parado

Y yo parezco flotar sobre el colchón. 

 

viernes, 16 de diciembre de 2022

No oigo tu palpitar

NO OIGO TU PALPITAR

Miguel Ángel Sánchez Rafael

Madrid, Ed. Villa de Indianos, 2022, 173 págs. 

   Miguel Ángel Sánchez Rafael nació en Llerena (Badajoz) en 1967. Diplomado en Enfermería por la Universidad de Extremadura, forma parte de la Unidad de Hospitalización de Salud Mental de su localidad. Actor y director en el grupo teatral Susurro Teatro, ha publica-do narraciones cortas y algunos artículos de opinión en diversas revistas y periódicos. Varios de sus textos aparecen recogidos en Once cuentos de cuaderno y un enxiemplo popular, publicado en 2007. En 2020 salió a la luz Lady Galatea, que aúna metaliteratura y realismo psicológico. Ahora ve la luz su segunda novela publicada por la editorial Villa de Indianos, No oigo tu palpitar (verso de un tango que recuerda con frecuencia el protagonista) cuya trama sigue la trayectoria biográfica del abuelo del narrador, Estalinao, hombre de condición humilde que sobrevive junto con su familia durante las décadas convulsas del siglo pasado en un área pobre y periférica por donde pasan, tras el ventarrón de la guerra civil, los años de la penuria de la “victoria” y del abandono institucional que solo dejan abierto a los más desfavorecidos el camino del exilio. Impulsado por el amor y la admiración a su abuelo, por preservar su memoria (“para que después de muerto no se muera nunca”), Gabriel, el narrador, construye junto con la memoria de su abuelo un terrible testimonio social de un entorno de gentes humildes sometidas a los poderosos en unas aldeas abandonas por sus habitantes en busca de sustento, como sostiene el abuelo: “Al final solo quedarán piedras y cruces”. Reproducimos un fragmento que refleja la dificultad para sobrevivir con un oficio digno.

    “En Trovarranas a mi abuelo nunca le faltó el trabajo para ahorrar y emprender una nueva vida junto a mi abuela, pero sus pretensiones de ahorro no le alcanzaban con las cuantías de los jornales ni con la suma prometida de don Ramiro para el día que se licenciase. Cuatrocientos duros y otros cuatrocientos más que ganase le parecían poco para ofrecerle a mi abuela cuando se casaran. Así que se agenció otras garnachas con las que incrementar los ahorros. Se instruyó en la poda de olivos y viñedos, elaboraba ciscos con la leña sobrante de la poda, aprendió a cocer la piedra de cal y voceaba por las calles del pueblo y por los de alrededor la venta tanto del cisco como de la cal. También se ofrecía para herrar mulas y cortarles las pezuñas a las vacas y para capar lechones y hebillar marranos. De un panal de abejas que extrajo del hueco de un olivo, que le costó más de cien pica-duras, armó un apiario de hasta medio centenar de colmenas de las que sacaba sus buenas arrobas de miel. Luego las enfrascaba en tarros de arcilla que él mismo confeccionaba con un torno casero que improvisó con una rueda, algunos listones viejos de madera y de hierro y un tablero de expremijo para escurrir los quesos”. [p. 67].

 

jueves, 15 de diciembre de 2022

De traslación

DE TRASLACIÓN

Pureza Canelo

Valencia, Pre-Textos, 2022, 123 págs.

   Pureza Canelo (Moraleja, Cáceres, 1946) se da a conocer en el panorama poético con la obtención del Premio Adonais 1970. Durante los años 1975-1983 dirige el Departamento de Actividades Culturales Interfacultativas de la Universidad Autónoma de Madrid, y en 1977 funda el Aula de Cultura y Biblioteca Pública de Moraleja. En 1975 obtiene una Beca Juan March de creación literaria, y en 1982 disfruta de una beca similar otorgada por el Ministerio de Cultura. Desde 1999 fue directora gerente de la Fundación Gerardo Diego hasta su cese voluntario en 2019. Ha sido galardonada con los premios de poesía Juan Ramón Jiménez (1980) del Instituto Nacional del Libro Español y Ciudad de Salamanca (1998). En 2007 dona su archivo y biblioteca particular a la Diputación Provincial de Cáceres. En 2008 recibe la Medalla de Extremadura como reconocimiento a su obra literaria. Recibe, en 2009, de la Unión de Bibliófilos Extremeños el Homenaje del Día del Bibliófilo y con ese motivo se publica en torno a su obra el volumen Esfera Poesía. Recibe el Premio de Poesía Francisco de Quevedo de la Villa de Madrid en 2009. En 2010 obtiene el Premio de Poesía Ciudad de Torrevieja. En 2013 es elegida académica de número de la Real Academia de Extremadura de las Letras y las Artes y en 2016 toma posesión de su plaza con la lectura del discurso de ingreso «Oeste en mi poesía», y es contestado por Antonio Gallego Gallego. Entre sus títulos figuran Celda verde (1971), Lugar común (1971), El barco de agua (1974), Habitable (Primera poética) (1979), Tendido verso (Segunda poética) (1986), Pasión inédita (1990), Moraleja (1995), No escribir (1999), Dulce nadie (2008), Poética y Poesía (2008), A todo lo no amado (2011), Cuatro poéticas (2011), Oeste (2013), Oeste en mi poesía (2016), Retirada (2018), Habitable (Antología poética, 1971-2018) (2019), Palabra Naturaleza (2020), Poemas y otros nidos (2020).

   Con base en la intuición de un verso de un libro anterior (“Todo lo vivido está escrito en la bóveda celeste, es mi pizarra”, Retirada), los poemas de De traslación se suceden por parejas en páginas impar/par repitiendo los mismos epígrafes (Pizarra / Celeste): dos planos antitéticos que enfrentan el ámbito del universo (el firmamento, el orbe, lo celestial) a lo terrenal, en que se sitúa la naturaleza, el ser humano y la creación (la pizarra), en tanto la poesía se ocuparía de comunicar ese proceso de “traslación” de lo terreno a lo celeste, de lo particular a lo universal. Con un marcado predominio de los tonos metapoéticos, de la reflexión sobre el propio proceso creador, la expresión formal (“No conozco / lo convencional/ en la escritura”) se resuelve en un estilo lacónico, elíptico, sin elementos conectores (artículos, nexos gramaticales) hasta dejar en el verso solo palabras de significado pleno, como anuncia el texto de apertura: “Pizarra / celeste . // Ayúdame a poesía”). Reproducimos una par de composiciones “enfrentadas” tal como a parecen en el libro.

PIZARRA                                           CELESTE

Puntos cardinales                              Por descarte

solución                                            la única edad

inconclusa.                                       reconocible

                                                        del Universo

Nadie vio                                           está en mí.

cuatro

costados                                            Asignación

alrededor                                          unida

de la esfera.                                      a escritura.

 

Imaginarios                                       La sintaxis

perviven.                                           se ofrece

                                                        anhelante.

Desvanecidos                                   

se ofrecen.

                                                        Pierde

Malgastan                                         hasta los huesos.

el espacio.

 

No desear                                          En eso

otra dimensión                                  estamos

que una soledad                                ella y yo.

barra libre

del pensamiento.                               En la bárbara

                                                        conjugación

                                                        existo.

miércoles, 14 de diciembre de 2022

Beethoven (Sugestiones)


 BEETHOVEN

(Sugestiones)

Tomás Pulido y Pulido (José de Hinjos)

Mérida, Editora Regional de Extremadura, Col. Rescate, 2022.274 págs.

Edición, introducción y notas de Beatriz Pulido Flores

Ilustraciones de Eulogio Blasco

 Beatriz Pulido Flores (Madrid, 1974). Licenciada en Derecho y Periodismo, ha desarrollado la mayor parte de su carrera profesional en diferentes medios de prensa. Destaca su presencia durante más de una década en las páginas de la sección local de Madrid del diario El Mundo, donde se especializó en temas culturales, con innumerables crónicas sobre teatro, música, fotografía y, de modo especial, sobre ópera en el Teatro Real y diversos festivales como Photoespaña. En el mismo diario ha sido firma habitual de la sección «Con Mucha Cara», especializada en entrevistas a personajes de actualidad. Ha publicado artículos de opinión en revistas como Qazris, Viajes, Metrópoli, Salud Extremadura, así como reportajes de investigación en publicaciones como Origen o Vida Rural, entre otras. En 2001 obtuvo el primer accésit del concurso literario de relato breve Cruzando Culturas, con La última nota.

   La obra que ahora rescata la Editora Regional de Extremadura al cuidado de Beatriz Pulido Flores fue la segunda publicada por Tomás Pulido y Pulido (Cáceres, 1896-1978), después de El Divino Morales. Ensayo íntimo (1926). Tras ella (aparecida en 1927) verían la luz San Pedro de Alcántara en la Plaza de Santa María de Cáceres (1955) y, ya póstumas, Datos para la Historia Artística cacereña (1980) y Notas para la Historia de Cáceres (9180). “Se podría definir a Tomás Pulido –considera la autora de la edición- como un hombre que siempre anduvo buscando las huellas de otras huellas y en ese caminar, en ese escudriñar, fue dejando sin querer las suyas propias, a veces en forma de cartas, de fichas y apuntes, y otras de libros o artículos de prensa” [p. 44]. Reproducimos un fragmento del bloque titulado “La obra. Prometeo encadenado”. 

Dolor, dolor, dolor

   Beethoven, en estos años postreros de su infortunada vida, tan pródiga en dolores físicos y morales, según nos cuenta su emocionante biografía, llega a adquirir proporciones verdaderamente apocalípticas. Antes, en aquellas obras tan bellas, tan ingenuas, tan delicadas y tan perfectas, de su juventud, y en aquellas otras de los frecuentes optimismos de su madurez, llegaba a encontrarse una mínima par-te de él mismo, tan mínima que en ocasiones pueden confundirse con composiciones de otros autores contemporáneos. Era que por entonces no había llegado el momento de traspasar los límites de la inspiración normal humana. Ahora, en cambio, en sus obras más sinceras, en aquellas donde da rienda suelta a sus sentimientos perturbados por hondos estados psicológicos, por fortísimas inquietudes intelectuales, no puede decirse que exista un solo momento, que haya una sola nota, en que no nos muestre lo más íntimo de su corazón lacerado. Fue entonces cuando se calificó de locura su genio incomprendido. Si ya en su vida privada aumentaron hasta el colmo sus amarguras, el vacío que se le hizo a aquel pobre sordo al dar a conocer estas obras despedazaron aún más su alma atribulada. Veía escapársele la existencia con su ambición ideal no satisfecha. Hondamente apesadumbrado, aquella vida inmortal concluyó por entenebrecerse hasta el punto de que a su muerte, pudo resumirse aquella comparándola a un rosario cuyas cuentas van haciéndose cada vez más grandes, más voluminosas, encontrándose en cada una de ellas, fuertemente grabada, la palabra Dolor. [pp. 145-146].

Aulas literarias


 

martes, 13 de diciembre de 2022

La Raya

LA RAYA

Una historia de contrabando

Fran Serrano

Badajoz, Editorial Intemperie, 2021, 219 págs.

   Nacido en Oliva de la Frontera, Fran Serrano ha desarrollado su carrera profesional en diferentes ámbitos de la psicología, principalmente en el ámbito social y sanitario. Como miembro del Grupo de Análisis de la Realidad Social de la Universidad de Extremadura ha participado en diferentes proyectos e investigaciones. Fue miembro fundador de la Asociación Extremeña de Terapia Familiar y de la Escuela de Terapia Familiar Milenia, y actualmente el secretario de la Federación Nacional de Terapia Familiar. En la actualidad es director del Centro Psicoworking en Badajoz, donde ejerce como psicólogo y psicoterapeuta. También trabaja en la Fundación Atenea, en el proyecto Caixa Proinfancia, y en la Asociación Cuéntame algo que me reconforte, dedicada a elaborar cuentos para niños en cuidados paliativos. Autor de numerosos poemarios y libros de relatos premiados en distintos certámenes, publicó en 2021 una novela singular, La Raya, subtitulada “Una historia de contrabando”, que sitúa su trama en unos campos y una aldea fronterizos con Portugal, del que les separa el río Ardila (en cuya margen portuguesa se levanta el castillo de Noudar). A lo largo de las cuatro estaciones de 1950 acompañamos a unas gentes humildes en su brega cotidiana por la existencia abandonados a su suerte y sin el menor amparo institucional (pero sí con la constante vigilancia represora de las fuerzas del orden). Próxima a los postulados temáticos y formales de la narrativa del realismo social, la novela presenta unas vidas humanas en el límite de la subsistencia que se presentan  e interrelacionan desde su condición profesional. Conocemos así al molinero, al piconero, al pastor, al peón caminero, a las costureras, al tendero, al ladrón, a las mujeres y a los niños, y junto a ellos a los protagonistas de la “historia de contrabando” anunciada en el subtítulo: Diego el mochilero y los guardias que lo persiguen sin tregua. Con una prosa rica y precisa, el narrador consigue transmitir las pasiones de unos seres humanos sometidos al ventarrón de la historia en un entorno rural periférico que si por un lado condiciona su presente y su futuro tiene, por otro, algo de refugio, a la vez que ofrece un precario y peligroso medio de vida. Reproducimos un fragmento que, como tantos otros, atiende tanto a la acción novelesca como al entorno en que transcurre (un paisaje rural descrito pormenorizadamente en todos los momentos del año).

    “Las ovejas rodean una zona de jaras y se acercan comisqueando hacia el cauce del arroyo. El tímido sonido de sus cencerros se mezcla en armonía con el del agua arremolinada. La que va primera se para en seco y alza la cabeza mirando al frente. Ceniza se adelanta unos pasos y fija su mirada en la vereda que sale entre las encinas, por lo que Dionisio entiende que viene alguien por ese lado. Aparece silenciosa una abubilla con su vuelo combado, como dando saltos en el aire. Se posa en una piedra y mueve su cabecita hacia los lados como un robot. Unos segundos después aparecen y la abubilla se aleja con su canto alegre, como si quisiera que la siguieran. Cuatro guardias civiles con su primo Diego en medio, andando a paso ligero. Pasan a su lado sin decir nada, como una procesión de ánimas. Las miradas incómodas dominan el escenario. El sargento Padilla lo mira fijamente, él mira a su primo, su primo mira el pasillo que han hecho las ovejas para que pasen, un guardia mira al sargento, la perra Ceniza mira a Dionisio, y una pareja de cuervos posados en una piedra los mira a todos. Después los ve alejarse camino del cuartel, mientras escucha el tintineo suave de los cencerros y el sonido de un pájaro. Parece el chirrido de una puerta vieja que se abre y se cierra deprisa una y otra vez. Puede ser un martín pescador. En otra ocasión se hubiera acercado a verlo, siempre le ha parecido el pájaro más hermoso que existe. Pero ahora no tiene tiempo, debe ir a avisar a la Reme” [p. 26].